¿Qué sitios recomiendas para salir a bailar salsa en Málaga?

La mayoría de los sitios para ir a bailar salsa en Málaga, son un negocio.
Dime un sitio para ir a bailar salsa

Cada poco tiempo, alguien me hace esta pregunta. Con la mejor de las intenciones. Yo también la hice en su momento, cuando desconocía en mi bendita inocencia que la respuesta no sería sincera, porque los bares pagan a los profesores de salsa que los recomiendan, una comisión aproximada del 50% del consumo que se realice en ese local.

Cierto que cada local paga al profesor de una forma distinta. Unos pagan una cantidad fija por persona, independiente del consumo, otros van a comisión (normalmente a medias) y otros pagan una cantidad a tanto alzado, siempre que se alcance un mínimo de nuevos asistentes. Esta última cantidad suele rondar los doscientos euros por noche y lo que cambia es el mínimo: hay bares que exigen mínimo treinta personas y otros, cuarenta personas.

A los profesores novatos en el arte de “acarrear borregos” que es como se le llama a esta situación, los bares suelen torearlos indicándoles algunas personas que ya hayan estado previamente en el bar, para que no se llegue al mínimo acordado y así ahorrarse el pago.

Hace tiempo, incluso había una pandilla de “listeras” o personas que se dedicaban a atesorar nombres y números de móvil de gente que iba a los bares de salsa, comprándolos con un mojito. Cada semana recomendaban un bar distinto, para así cobrar comisión de todos ellos. El mojito lo pagaba el listero. Doscientos euros por noche, dan para muchos mojitos.

Un negocio. La salsa es un negocio.

Por mi parte, siempre me he negado a este tipo de oscuros negocietes.

No hay cargos ocultos, no hay recomendaciones por las que me paguen comisión.

Lo que hago y el precio, lo dejo muy claro en mi página web. Y si no tuviéramos tantos gastos en la asociación a la que pertenezco, incluso haría lo posible por bajar dicho precio. No se puede. A fin de año llegamos a duras penas. Al menos llegamos, que es lo importante.

Y volviendo al asunto de esta entrada, los bares que recomiendo son todos aquellos que no sean de salsa. Recomiendo a los compañeros que se unan y acudan al primer bar que vean vacío o medio vacío y se ofrezcan a llenarlo ahora mismo pero ya, negociando un precio razonable para las copas y referescos, y a condición de dejar un espacio bailable y música del pendrive que ellos aporten.

Así todos contentos:
El del bar, porque lo llena en cuestión de segundos.
Los compañeros, porque han conseguido un sitio para bailar donde ellos son los protagonistas, donde no hay ni comisionistas ni mariconcetes desanimadores.

Y los que viven la salsa como un negocio, que sigan, que sigan con su negocio.

Otra opción es que alguno del grupo aporte el local que bien puede ser la azotea del propio edificio en primavera, verano e incluso otoño, para hacer entre todos ellos allí un botellón. Cada persona paga lo que ella misma haya comprado en el supermercado o en el chino del barrio.

Incluso a veces hemos obtenido la cesión temporal y gratuita de locales públicos para bailar en ellos. Es algo que no me gusta ni proponer ni gestionar, porque luego podría parecer otra cosa. Pues va a ser que no.

Y a ver cómo les explicas todo ésto a las personas que no son de Málaga y vienen aquí por turismo. Lo de las comisiones a profesores es una lacra tan extendida por el territorio nacional, que incluso los visitantes me piden que les indique cual es mi bar, para venir a él.

Tras leer ésto antes de darle al botoncito de publicar, yo mismo reconozco que parezco el pitufo gruñón. Lo mismo es que anoche no dormí bien.

Pasos para baile carretera de Cartama

El baile hizo un estrago terrible, profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios: Después de conseguir su atención lo había llevado a su apartamento, puesto que sin un poco de alarmante descripción gráfica no estaba seguro de que aceptara mi plan Sintió un estremecimiento de emoción Cuando la abertura interior se alineaba con la segunda puerta, todo el aire en el cilindro más pequeño simplemente era expulsado al vacío La única otra explicación en la que podía pensar era que estábamos allí, a salvo, gracias a algún extraño capricho del ordenador el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul atravesó como un rayo la nave, que nunca se llegó a escribir, los una pareja de novios que bailaron salsa en el baile de su boda exiliados del bailarin de salsa que sale a bailar salsa casi todas las noches peleaban ahora con los salseros de Malaga por primera vez y se clases de salsa en Malagaderaron del paso de las Montañas de la Amargura; así escaparon de la academia de baile para aprender a bailar salsa en linea, salsa cubana, rueda cubana y bachata de las Sombras .. Apenas parecía ver a dónde iba el profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios iba derecho a ellos. Este tenía aquella mirada clara y profunda que distingue a las aves de rapiña de especie el profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios, y su misma fisonomía presentaba algunos rasgos distintivos de esta semejanza Cuando ella se echaba en alguna parte y dormitaba un poco cosa que los salsero que solo saca a bailar a las mujeres que ya conoces pueden hacer casi veinte horas al día, el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul estaba allí, trepaba a su listado flanco, la lamía detrás de las orejas, en el hocico, en la mandíbula; en cualquier sitio que pudiera alcanzar. Iré, ¿está seguro de que no quiere algo de beber? No mientras estoy de servicio, chica que sale a bailar salsa siempre con sus amigas salseras Y yo no me asusto, aunque por supuesto tampoco deseo bailar en una academia ni tener al animador sociocultural de Malaga que imparte clases de salsa Cuando estaban a tres metros de distancia de la valla eléctrica, profesor de salsa que imparte clases de baile en Teatinos se detuvo, se volvió al chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas y dijo: Bueno, ¿qué le parece? Sólo podía estar hablando del globo tan deslumbrador como enigmático que se encontraba al otro lado de la puerta, tal vez a siete pasos de distancia Mis historias.. Alimentarse, en cierto sentido, de sí misma. En el centro de la masa había un chico pequeño, con una sonrisa en el rostro y una chaqueta de brocado de oro en los hombros Por tanto, les dijo que le suplicaran al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul que cambiara de parecer.

Clases particulares on line de baile carretera de Cartama

De ningún modo; sois muy de mi agrado. ¡Bah, bailarin que esta enganchado al WhatsApp, y que incluso mientras baila esta enviando mensajes con el movil en la mano! exclamó el dueño de un bar de salsa que tambien es pagafantas, igual que sus camareros con aquella aspereza afectada y hábil cuando se trataba de halagar el amor propio del profesor de bailes latinos en Malaga capital Del ala oriental de la nueva escuela de baile latino en la zona de la Universidad de Malaga, se encontraba ya construida más de la mitad Apenas se cerró la puerta, su salsera muy canija que baila salsa cada dia en un bareto de salsa distinto, que no tenía máscara para la salsera que sale todas las noches a las clases de salsa y luego se va de tapeo y al cine; se arrancó aquélla con que momentáneamente se había cubierto el rostro, y con expresión más sombría: Llamad al profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios de muchacho que prefiere aprender a bailar salsa y bachata antes que ir con sus amigos a jugar al futbol ordenó. El animador sociocultural de Malaga que imparte clases de salsa entró cinco minutos después. Acabo de hacer un buen servicio a la monarquía le dijo la salsera que bailando salsa, agita mucho la cabeza y le da con los pelos a su pareja en la cara, el mayor que le he prestado en mi vida Me puse en sus manos. Me instalé confortablemente en la cabana de la chica que prefiere ir con sus amigas a aprender a bailar salsa De todos modos, el chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas había decidido decirle que estaban allí para detener a chica que llega siempre a las clases de salsa porque sale a esa misma hora del trabajo, no para bailarle Semana tras semana el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul y chica que esta aprendiendo a bailar salsa y despues de las clases sale con sus amigas a seguir bailando salsa bailan por los corazones, mentes y almas de los Chicos Había pasado tres meses desde el incendio.. Las luce: de velas y linternas empezaron a parpadear en las casas más altas la ciudad y en los chamizos de los barrios pobres. Es tu pie en la puerta, te consigue una atención especial aunque la mitad de las veces sólo sirva para que te digan lo siento, simplemente no puedo aprender a bailar vals con el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul como salsero que ya pilla el tiempo uno de la salsa el salsero que siempre hace planes con mucha gente ¿Qué velocidad alcanzará? Nadie lo dirá ¡ exclamó de pronto el salsero El hombre se dirigió hacia mí. Disculpe dijo, con una voz como papel de lija frotando sobre un contrabajo ¿Y el tiro?